Cajón de cubertería a medida.

Ha pasado mucho tiempo desde que se hizo, pero nunca lo había publicado y recordé que  es algo muy bonito, práctico y personal.

Me refiero al cajón donde guardamos la cubertería "de los domingos". Ya sabéis, esa que tenemos junto a la vajilla y que nunca vemos la ocasión para lucirla.
A veces resulta imposible  encontrar un lugar donde  encajar esas fundas maravillosas especiales para cuberterías. Por eso mi consejo,  es que sigáis leyendo y hagáis algo a vuestro antojo.

En mi caso solo tenia un aparador vintage de la bisabuela, así que con mi idea y el manitas de mi esposo, transformamos dos cajones vacíos en cajones con separaciones para toda la cubertería.

Solo hay que comprar tablas del grosor que consideremos, papel de pared y cola, o pegamento especial.  El papel lo recomiendo duro y vinílico, así se podrá limpiar y aguantará mucho mas tiempo el roce del metal.
Primero hay que plantear los huecos y la distribución del cajón en función de la cantidad de piezas que tiene nuestra cubertería y de accesorios que tengamos al respecto.
Después forraremos el cajón por todos los laterales y una vez cortadas las tablas a la medida necesaria, las forraremos una a una.
Por ultimo, montaremos las tablas según el planteamiento que hicimos y la pegaremos bien con cola de madera y si fuera necesario con alguna punta sin cabeza (cuidado con no picar el papel)

 

Y este  es  el resultado!!

Si te sobra hueco en el cajón, utilízalo para poner servilleteros, pinzas para el mantel, saleros.  

Cualquier detalle que tengas decorativo para momentos especiales.

Así tendrás todo a mano.
 Espero que os haya gustado y si lo ponéis en práctica, enseñármelo. Me haría mucha ilusión ver que esto sirve para inspiraros.
Besos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las opiniones siempre son necesarias para mejorar. Gracias por dejar la tuya.